Escucha

Lunes 5 de marzo, son casi las 10 de la noche y en Facebook se ha creado la página “In-N-Out Burger México”, supuesta franquicia de la cadena norteamericana de comida rápida.

Martes 6 de marzo por la mañana, la página “oficial” tenía cerca de 500 likes; pero todo estaba a punto de descontrolarse:

La página publicó un post que señalaba la próxima apertura de franquicias en distintas ciudades mexicanas como Monterey, Hermosillo, Guadalajara y la Ciudad de México.

El post se compartió infinidad de veces (más de 20 mil) y en la tarde, la página ya contaba con 15 mil likes; hasta este momento, la página cuenta ya con más de 25 mil.

Me topé con esta publicación no por coincidencia, sino porque varios de mis contactos en Facebook lo compartieron.

La triste realidad ni siquiera es que In-N-Out no abrirá ni una sola sucursal en nuestro país, sino algo mucho peor: muchos, muchísimos fueron víctimas de una fake news. 

Esta situación la he visto infinidad de veces y ahora que estamos en periodos electorales, este tipo de noticias continúan saliendo a la luz: que si AMLO nos convertirá en Venezuela, que si Meade está arropado de corruptos, que si a Anaya le encanta sacarle brillo a su dinero, etc..

Lo que me resulta realmente preocupante es que muchas personas de mi edad (25 años) y algunos más jóvenes y otros más grandes son quienes comparten este tipo de información; no se toman la molestia de leer qué es lo que dice el post, corroborar la información ni contrastarla con alguna otra fuente.

Simplemente así, con un clic ayuda a que la falsa información se propague.

El dato que me da escalofríos: la población entre 18 y 39 años podría ser quienes definan el proceso electoral, ya que representan más del 50% del Padrón Electoral.

Me da escalofríos porque he visto a esta gente compartir información falsa, haciendo nulos esfuerzos por investigar quien rayos son los candidatos a la presidencia, “debatiendo” de manera visceral, sin argumentos, viendo quien hace enojar más rápido al otro hasta el punto que si el otro se enojó más, pues ya “gané”.

Parece que no hemos aprendido nada, estamos polarizados, odiamos la política porque ni sabemos qué es, cómo se come ni qué se puede lograr si nos involucramos.

Veo a un México que continuará su rumbo cayendo en infinidad de baches, porque su población no da el siguiente paso hacia delante que tanta falta hace.

Tenemos infinidad de personas que aman su trabajo, dan todo día a día, son unos completos profesionales, hacen las cosas de la mejor manera posible; pero todo se ve opacado al momento de querer intercambiar ideas. Parece que quien tiene el ego más grande, será el vencedor. ¿Vencedor de qué?

Debatir se ha vuelto una actividad imposible, si expones tus ideas, alguien las descredita sin argumentos; si sabes de un tema y das tu postura, alguien que en la vida se a enrolado en el mismo, viene a decirte que no eres nadie en lugar de abrir su mente.

Todos estamos buenos para opinar, pero pésimos para escuchar. Mi visión del futuro de México es mala, es tormentosa, es preocupante. Sabemos qué hacemos mal pero no sabemos cómo resolverlo.

Pues ahí está una primera propuesta: escucha.

 

 

Daniel Jacobo Ortega

Comunicólogo

 

Anuncios

Un pensamiento en “Escucha

  1. Pingback: ¿En dónde estamos y a dónde vamos? México 2018 | Jorobeando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s