Distopías y utopías mexicanas

Utopía. Del lat. mod. Utopia, isla imaginaria con un sistema político, social y legal perfecto, descrita por Tomás Moro en 1516.

  1. Plan, proyecto, doctrina o sistema deseables que parecen de muy difícil realización.
  2. Representación imaginativa de una sociedad futura de características favorecedoras del bien humano.[1]

Para muchos, México está lejos de ser el lugar ideal, preguntan: ¿qué depara el futuro?, ¿cómo hacer un cambio?, ¿qué hacer por el país?. Estas preguntas han perdido sentido y no es que no piense en el futuro por ser víctima de un mal generacional que llaman el ‘‘ser millennial’’, donde nada es relevante mas que el ahora, por supuesto el futuro importa pero la forma de vislumbrarlo ha cambiado.

La palabra distopía no está registrada en el diccionario. Se trata de un término usado en el ámbito literario. El fracaso, una sociedad regida por la miseria y el dolor. Desigualdad social, racismo, violencia, machismo, eso se parece más a México. ‘‘Mexico no tiene futuro’’ afirman los distópicos. ‘‘El futuro y el cambio está en ti’’ dicen los utópicos. Ambas afirmaciones están en el ámbito de la ilusión, de lo imposible.

Este país es como una persona depresiva que piensa que ha tocado fondo pero nadie le ha dicho que siempre se puede ir más abajo. Siempre habrá una clase social más jodida que otra, y las clases privilegiadas mantendrán su estatus. Tocando los límites de la pobreza se balancea la que llaman clase media, algunos dicen que es la única con posibilidad de hacer un cambio. Pero mas bien es la clase del: ‘’ni modo hay que chingarle’’, la que piensa que hay que tranzar para avanzar, la de un millón de aspiraciones, la del veganismo, el yoga y las bicis de domingo, la del racismo y el machismo. Es la clase más oprimida porque siente el miedo de perder lo poco que tiene y la ilusión de que puede obtener un poco más ¿En ellos está el cambio?

El cambio no es un destino, es inevitable, está sucediendo cada momento, en cada movimiento, con cada ser vivo. México no ha parado de cambiar. Ahora es el México de las fatalidades, la violencia y el fracaso de la clase política, yo me pregunto ¿la clase política fue exitosa en algún momento? En mis años en el mundo y mi tiempo estudiando historia nunca he visto situación distinta, crecí sabiendo que los partidos políticos y los representantes no sirven para mucho, no me da nostalgia o tristeza la falta de líderes, no me duele que el cambio no esté en Peña o en AMLO. Es todo el sistema lo que está podrido, un enramado que fue construido por los pilares de civilización, orden, progreso, democracia y capitalismo con el toque final: a la mexicana. ¿Cuál ha sido el resultado? fracaso, distopia.

Como parte de todo eso las exigencias de la vida moderna han aumentado gracias a los nuevos medios de comunicación. Hay que crear un cambio, ahorrar, ser saludable y sustentable, cuidar el planeta, tener sexo todos los días, luchar por las minorías, ser exitoso, tener dinero y ser feliz, por supuesto. Perseguir utopías. Es claro que todos fracasaremos ante eso y las pequeñas luchas tal vez las más importantes se invisibilizan frente a la montaña de cosas que hay que resolver.

Partiendo de que el cambio es un hecho, la pregunta sería: ¿qué hay que cambiar? ¿hay que hacer el bien como humanidad? El bien humano no existe, somos una especie que sobrevive a partir de la destrucción. Los problemas de México no son diferentes o más graves que los de otros países, siempre ha existido la violencia, los problemas políticos y la desigualdad, ahora hay más noticias al respecto por lo tanto más problemas, la era de creación masiva de ficciones, hay más medios para acceder a la información por lo tanto más filtros para acceder a la verdad. El futuro no se construirá ya por utopías pero los cambios están sucediendo, hay movimientos, discusiones, contradicciones, información, el futuro si existe la forma de verlo es a corto plazo y habrá que planearlo con lo que hay.

[1] RAE.

 

Martha Vázquez
Escribo sin ser escritora. La gestión cultural me da de comer.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Distopías y utopías mexicanas

  1. Pingback: ¿En dónde estamos y a dónde vamos? México 2018 | Jorobeando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s