Partido del Trabajo: el “peor es nada” de ex perredistas

El Partido del Trabajo se recompone y luego de casi desaparecer en 2015, hoy se ha convertido en la tercera fuerza política en el Senado gracias a un juego de poder.

Desde que Miguel Barbosa anunció públicamente que estaba siguiendo el hueso respaldando a Andrés Manuel López Obrador para las elecciones presidenciales de 2018, la líder del PRD, Alejandra Barrales, se sintió traicionada por él.

3450439-621x354.jpg

Alejandra Barrales y Miguel Barbosa

Fue entonces cuando se armó una guerra de declaraciones, entre las que Barrales acusaba a Barbosa de trabajar para fragmentar al PRD, dejando que senadores salieran del partido.

Este lunes, Barbosa anunció su separación del partido debido a que no le pareció que Barrales haya sido designada como integrante de la Comisión de Administración a la par que se mantiene como líder del partido del sol azteca.

Pero Miguel Barbosa no se fue solo, ya que junto con él, se llevó a otros 8 senadores: Humberto Fernández, Fidel Demédicis, Lorena Cuéllar, Luz María Beristain, Zoé Robledo, Rabindranath Salazar, Mario Delgado y Benjamín Robles. Todos ellos se integran ahora la bancada del Partido del Trabajo en el Senado, la cual es encabezada por el ex priista y camarada de AMLO, Manuel Bartlett.

308.jpg

Manuel Bartlett

Cómo es irónico el juego de poder: hace unas semanas, Excélsior señalaba que Bartlett le reclamaba a Barbosa por llevarse senadores, mientras Barbosa le decía que no fuera chillón porque MORENA le daba su mamila cada vez que se le iban los senadores.

Pero muy rápidamente limaron asperezas. Todo sea para que Barrales y el PRD no se salgan con la suya.

Desde que el Partido del Trabajo y el PRD se hicieron el feo para la alianza con una candidatura común hacia el Estado de México, notamos que algo se traían los partidos “de izquierda”.

Con esto, el PT escala como la tercera fuerza política en el Senado, ya que cuentan con 16 integrantes, mientras el PRD se ha quedado con 8 legisladores.

De esta manera, el grupo “pro AMLO” se robustece, mientras el “pro Mancera o cualquier otro que nos salve en 2018” se debilita con tendencias a la desaparición.

¿Lo peor? De acuerdo con cifras de Excélsior, el PT “aumentará en 128% la subvención mensual que recibe del Senado, pues pasa de un ingreso mensual de dos millones 681 mil pesos por tener siete senadores, a seis millones 128 mil pesos mensuales por contar, ahora, con 16 integrantes; es decir, 49 millones 24 mil pesos en lo que resta del año”.

Este movimiento de piezas políticas nos deja varias lecciones:

  • El PT es la pista de aterrizaje de todo aquél desterrado que necesita sobrevivir; pero también funcionará como empuje hacia arriba para MORENAMLO y hacia abajo para el PRD.

 

  • “El nene consentido” Barbosa no es nada tonto y es bastante poderoso: se mueve a donde más le conviene, además de que se lleva los que él ordene.

 

  • La solidez que gana AMLO de cara a 2018 se hace cada vez más obvia y no sería extraño que la tercera fuera la vencida.

 

  • El PRD se acerca más y más al ocaso; ni el “girl power” de Barrales y Padierna parecen salvar el barco.

Cuando los políticos la ven más complicada, siempre podrán salirse del partido que ya no empata con sus ideales y unirse a aquél que empata con sus pretensiones de poder.

Ni hablar.

 

Sin título1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s