Si necesita reggaeton…

El reggaetón siempre me ha parecido un género musical bastante controversial; esto debido a la carga simbólica cultural que este tipo de música puede contener.

En general, me he encontrado con personas que lo descalifican totalmente por contener letras misóginas, de mal gusto o porque a muchos les parece chaca (adjetivo utilizado en la jerga popular defeña para menospreciar algo, calificándolo como vulgar y ordinario).

Recuerdo mis clases de música en la universidad. Dentro del ámbito académico no había cabida para hablar de reggaetón. En la cabeza de mi profesor sólo existía Bach, Beethoven, Stravinsky y demás genios de la música; sin embargo, para mí siempre fue importante voltear la mirada a aquellos géneros populares.

En el ámbito académico en el que me formé, de alguna manera siempre se menospreció a géneros como el reggaetón ya que no poseían la ‘‘complejidad’’ que posee la música denominada clásica. Pero descalificar algo por medio de la comparación es quedarse sólo en lo superficial del análisis. No creo que podamos comparar la música de Bach con la de Daddy Yankee; simplemente no están en la misma categoría ontológica de comprensión. Para mí es importante analizar el reggaetón, no desde su valor estético sino desde su valor simbólico y cultural.

Desde hace algunos meses, he notado que lugar a donde voy, lugar donde escucho reggaetón. El reggaetón ha sido muy popular desde hace algunos años; pero ahora percibo que se ha vuelto popular en círculos en donde antes no lo era e incluso hasta era descalificado.

En el 2007 la agrupación musical Calle 13 fue abucheada en un Vive Latino porque se les calificó de reggaetoneros.

En general, en una parte de la sociedad (me refiero a las clases medias) existía y existe un desprecio hacia el reggaetón, ya que ha sido estigmatizado por ser un género que es popular sólo en los estratos bajos de la sociedad y por no contribuir de manera positiva al desarrollo cultural.

En el ámbito académico, como expliqué anteriormente, sigue siendo estigmatizado y rechazado.

A mediados del 2015 el Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFL) de la UNAM lanzó la campaña: Perrea un libro, con el fin de fomentar la lectura en los jóvenes, tomando como incentivo el reggaetón y su baile típico: el perreo.

Mucha gente descalifica el reggaetón por sus letras obscenas y misóginas (y vaya que la mayoría de las veces lo son); sin embargo, en cuanto a su ritmo, el reggaetón es una buena opción que pone a bailar a la gente y en especial a los jóvenes. A pesar de ello, la iniciativa fue rechazada por la institución.

Haciendo un poco de investigación, el reggaetón es un ritmo que posee gran diversidad de acuerdo a las mezclas culturales de cada país.

En Brasil por ejemplo existe el género denominado funk brasileiro, que no es precisamente reggaetón pero tiene una gran influencia de este género mezclado con otros como el hip-hop, ritmos africanos y Miami-bass.

Incluso en las canciones que ahora están de moda de reggaetón hay una mezcla con géneros más electrónicos.

Existen colaboraciones de artistas pop con músicos reggaetoneros o adaptaciones de canciones pop mezcladas con reggaetón. Las mezclas de otros géneros con el reggaetón han logrado que éste gane popularidad en nuevos círculos.

Volviendo al valor simbólico del género, retomo algunos conceptos de Pierre Bourdieu:

De acuerdo al sociólogo francés, la producción intelectual, artística y cultural han creado una categoría social apartada, con su propia legitimación de lo válido y lo no válido.  La legitimación de los bienes simbólicos va acompañada de una serie de cualidades que distinguen a un producto de otro, el cual se crea a partir de los públicos a los que va dirigido cada tipo de producto o bien simbólico.

El reggaetón como un producto cultural simbólico en un primer momento se encuentra fuera de lo que es considerado como válido, fuera de lo que Bourdieu entiende como el campo de producción simbólica restringida, el cual genera sus propias concepciones de apreciación y legitimación que se inscriben a una tradición cultural específica a partir de una serie de categorías simbólicas que están constituida por instancias que ayudan a su legitimación y a su reproducción.

El sistema de enseñanza por ejemplo, actúa como legitimador de estos valores, ya que se encarga de reproducirlos en nombre de la academia; así quedan inscritos bajo la tradición vigente.

El género del reggaetón no entra en ciertos aspectos del campo de la producción simbólica restringida porque es rechazado por instituciones como la propia academia, por ejemplo.

Sin embargo, el campo de producción simbólica no sólo se determina por instituciones como la educación sino también por otras como el mercado y la industria y por los valores simbólicos que le otorgan las sociedades a ciertos productos.

En este sentido, el reggaetón se ha convertido en un género muy popular dentro de nuevos círculos gracias a que ha logrado apropiarse de estas características simbólicas propias del campo de producción restringido, teniendo como resultado ser aceptado por grupos que antes no lo consideraban válido.

Revisando en Youtube los éxitos del reggaetón, me encontré un con video del joven cantante de reggaetón (Maluma) y noté varias cosas:

Yo tenía la idea del típico video de reggaetón con mujeres enseñando mucha piel, bailando los pasos tradicionales del perreo y el reggeatonero con su apariencia muy característica.

En el video de Maluma no vemos mujeres semidesnudas, no hay perreo y la apariencia del cantante reggaetonero y la mujer del video son diferentes a lo acostumbrado o más bien a lo estereotípico.

Noto ciertas características simbólicas que están dirigidas a otro grupo social que no es el que generalmente consume reggaetón.

Los símbolos que se ven en el video musical aluden a cuestiones que el campo de producción simbólica restringido tiene bien delimitadas como el tipo de apariencia o el  mostrar cierto valor adquisitivo.

Diciéndolo de una forma muy banal, considero que el nuevo reggaetón se volvió más fresa, incluso en los sonidos se mezcla con algo más electrónico.

Observo que poco a poco ese género de las periferias que era el reggaetón va ganando terreno dentro del campo de producción simbólica restringida. Es un género que se ha vuelto cada vez más popular e incluso se ha ido expandiendo a círculos que antes no lo consumían.

El reggaetón es un género que ha sido muy popular durante varios años y poco a poco ha sido aceptado y valorado por más sectores de la sociedad; habrá que ver su evolución en el futuro.

 

@mariafugitivaes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s