El Triunfo de la Mercadotecnia

SPOILER ALERT: Por favor, si usted no ha visto la nueva entrega de Star Wars Episode VII: The Force Awakens, lea bajo su propio riesgo el siguiente texto, ya que contiene detalles específicos de la película.

tfa_poster_wide_header-1536x864-3243973893572

Fui al estreno del séptimo episodio de Star Wars, The Force Awakens, un poco entusiasmado porque después de 10 años, volvía un largometraje espacial a la pantalla grande.

La verdad es que para mí, no fue una larga espera, pues para haber anunciado su lanzamiento en el 2012, parece que realmente ha pasado poco tiempo.

Para la última entrega realizada, el Episodio III, también asistí al estreno; recuerdo que en aquella ocasión, la euforia era la misma y los disfraces también estaban presentes. Cabe aclarar que yo no porté disfraz alguno puesto que mi fisonomía ­–salvo por la altura– únicamente me da para disfrazarme de Chewbacca, y no es realmente uno de mis personajes favoritos.

471811.jpg

En fin, ya ubicado en la sala, las luces obscurecieron y el filme comenzó como cada episodio de la saga; específicamente en esta parte, debemos darle un enorme crédito a John Williams pues el himno de Star Wars sigue erizando la piel a cualquier persona que conozca de qué va.

Conforme la película avanza, comienza el conflicto entre captar que estás viendo un nuevo episodio de Star Wars o alguna otra película intergaláctica; hasta el sonido de los disparos no es el mismo de siempre en la primera parte de la película.

Son varios –muchos– los aspectos de las más de dos horas de película que no me gustaron; que no me hicieron sentir que estaba viendo Star Wars y eso hace que pierda la emoción que viví antes.

Uno de estos aspectos es la sobreexplotación de chistes o bromas. Hasta donde recuerdo, George Lucas nunca había tratado de hacer Star Wars una comedia; ni con Jar Jar Binks. Entonces, ¿por qué intentar hacerla una comedia ahora? Ahí se ve claramente la mano de Disney y no la de Lucas. Esperaba la aparición de Adam Sandler en cualquier momento.

jarjar.png

Esta “comedia involuntaria” nos lleva a no una mala, pero si a veces exagerada actuación de John Boyega y de Daisy Ridley; demasiada intención a sus diálogos, lo que ocasiona que dejes de creer lo que estás viendo en pantalla y quedarte indiferente a los “chascarrillos”.

En la escena en la que Rey pelea con Kylo, el villano le dice a Rey que él le puede enseñar a utilizar la Fuerza. Rey escucha Fuerza, cierra los ojos como por 30 segundos, sólo para después abrirlos y semi destruir a Ren. Una escena típica de La Rosa de Guadalupe; en serio.

Otro aspecto que me desagradó fue el desarrollo de la historia de Kylo Ren; en general todo lo que lo envolvió a él. Es como si quisieran exprimir a más no poder la saga hablando de los hijos de los hijos de los hijos de los hijos…

Retomando el aspecto de Ren, el villano comenzó con fuerza y llegó a lucir –por un instante– más poderoso que Darth Vader; pero en el momento en el que le quitan la máscara, su poder y fuerza tanto en la imagen como en el personaje, se pierden.

adam-driver-kylo-ren.jpg

Continuando con estos aspectos, aparece la figura del Líder Supremo Snoke, interpretado por Andy Serkins. Snoke aparece como una figura monumental, invencible, algo nunca antes visto en Star Wars. Es como si nos ubicáramos en el Señor de los Anillos y estuviéramos viendo a Sauron con cuerpo. Algo que simplemente no va. Palpatine era más imponente y perturbador que este Líder Supremo.

Star-Wars-7-Rumor-Emperor-Returning.jpg

El destino de Han Solo era algo que sabíamos que tarde o temprano sucedería, pero no de esa manera. Creo que faltó emoción en la escena. El problema radica en lo que comenté hace un momento, el querer exprimir la historia con los hijos de los hijos.

Llegó un momento en el que hasta John Williams falló en la utilización de la música, pues hubo un par de duelos en los que la música no llegaba; por ejemplo cuando Finn y Kylo Ren están peleando con sus lightsabers. Inevitable compararlo con la batalla entre Darth Maul vs Obi Wan y Qui-Gon, en donde la música hace el duelo.

Algo que debo reconocer que me emocionó, fue el par de escenas de fuego cruzado entre naves de la Primera Orden y las de la Resistencia; esos duelos de verdad que nunca van a fallar ni a dejar de emocionar.

Pocos fueron los aspectos que me gustaron de la película y que me hicieron sentir que realmente estaba viendo otro episodio de Star Wars. Al parecer, nada hubiera sucedido si no se realizaba este séptimo episodio. El mundo seguiría igualmente agradecido por los seis anteriores.

Desgraciadamente en mi caso, fui víctima de la mercadotecnia, que crecieron la expectativa al límite durante estos tres años, para que finalmente saliera decepcionado de la película.

Si ustedes no la han visto, pero ya leyeron esto, no pierdan oportunidad de verla pues sin duda es una experiencia única esta saga, además de que crearán su propio juicio y decidirán si tengo razón o si en cambio, es una de las mejores entregas de la saga.

@DJacobo92

Anuncios

2 pensamientos en “El Triunfo de la Mercadotecnia

  1. Vaya, estoy totalmente de acuerdo! Fui a verla ayer igualmente sin muchas expectativas, por el mero hecho de ver a Han Solo y Chewbacca por que son mis favoritos…para que un “villano” inverosímil y patético me lo matara 😦
    Y con más entregas venideras, porque la mercadotecnia de Disney todo lo puede.
    Saludos!

    • Agradezco tu tiempo para leer. Y tienen mucho que mejorar para no pasar como las peores entregas de la saga. Ojalá arreglen pequeños detalles para emocionarnos. Saludos de regreso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s