Viernes 13

Otra vez un ataque despiadado en el que decenas de personas inocentes que se disponían a disfrutar del comienzo del fin de semana, fueron abatidas por la ideología extremista de entes que carecen de escrúpulos, temor y piedad.

Nuevamente el mundo se estremece ante las imágenes de parisinos derrumbados en el asfalto para nunca más volver a levantarse y deambular sobre las históricas calles de la capital francesa.

Por primera vez en mucho tiempo, la superstición ha vencido a la realidad; el viernes 13 de noviembre de 2015, quedará impregnado en la memoria colectiva tanto de los franceses, como del mundo entero.

Lo más estremecedor es que cuando imaginas una vida perfecta en un país catalogado como primer mundo, caes en la cuenta de que en ningún lugar estarás a salvo mientras el otro se empeñe en la propagación del mal.

La ciudad de la luz y el romanticismo ha sido vulnerada, acallada y estremecida; la Torre Eiffel ha dejado de brillar para iluminar a la eterna París.

Los que crean en Dios, que recen; los que tengan fe en lo que sea, que mantengan la esperanza para la pronta resignación de la sociedad francesa; los que vivimos trabajando e ideando un mundo mejor, que esta enorme piedra que nos ha hecho tropezar, también nos sirva de reflexión sobre la urgencia que tiene el mundo para que nuestros actos positivos comiencen a contrarrestar el efecto negativo del terror generado por unos cuantos.

Que los franceses encuentren la paz muy pronto y el mensaje sea propagado rápidamente.

Paris, je t’aime!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s