Ni un periodista más.

Hace tan sólo unos días, todos fuimos testigos de la agresión que sufrió Cristian Martinoli por parte del ahora ex director técnico del seleccionado nacional, Miguel Herrera. Ante este acto de rabieta, la presión por parte de la prensa y de los aficionados, la Federación Mexicana de Fútbol decidió actuar y cesar de su cargo a Herrera.

Por otra parte, el pasado viernes aproximadamente a las 9 de la noche, en lo que fue una noticia aterradora, se encontraron cinco cuerpos con huellas de tortura, dentro de un departamento ubicado en la colonia Narvarte en la Ciudad de México. Entre los cuerpos, fue hallado el de Rubén Espinosa Becerril, quien fuera un fotógrafo mexicano que trabajaba en prensa, siendo corresponsal de Cuartoscuro y de la revista Proceso.

Rubén Espinosa Becerril.

Rubén Espinosa Becerril.

Ante estos hechos tan lamentables, de nueva cuenta la sociedad y algunos periodistas exigen que se aclare la situación, pues desafortunadamente, Rubén se encontraba en la Ciudad de México luego de haber huido de Veracruz por temor a ser asesinado.

Captura de pantalla 2015-08-02 a las 12.47.33

Captura de pantalla 2015-08-02 a las 13.12.41

De acuerdo a información de Sin Embargo (01/08/15), Espinosa se exilió de Veracruz debido a las amenazas de las que era víctima; desde el 9 de junio de este año salió de aquél estado después de varias situaciones de acoso.

La situación se torna más complicada, debido a que Rubén no ha sido el único periodista veracruzano que ha sido asesinado. En lo que va del periodo del gobernador Javier Duarte, 15 periodistas han muerto, además de algunos que han desaparecido.

Javier Duarte.

Javier Duarte.

A continuación, compartimos un fragmento de un articulo de la revista Nexos (01/08/15), en donde se hace el recuento de los y las periodistas que han sido asesinados o desaparecidos durante el periodo de Duarte:

“Noel López Olguín, 45 años de edad. Trabajaba para Horizonte, La Verdad y Noticias de Acayucan. Desapareció el 8 de marzo de 2011. Su cuerpo fue encontrado el 1 de junio de ese año. Se culpó a un supuesto sicario de su asesinato. A la fecha no se ha resuelto el caso.

Miguel Ángel López Velasco, conocido como Milo Vela. 55 años de edad. Periodista de Notiver.

Misael López Solana, de 21 años, fotógrafo de Notiver e hijo de López Velasco. Asesinados por un comando armado el 20 de junio de 2011 en su casa. Se culpó a un supuesto narcotraficante de su asesinato. A la fecha no se ha resuelto el caso.

Yolanda Ordaz de la Cruz, 48 años de edad. Reportera de Notiver. Desaparecida el 24 de julio de 2011. Su cuerpo, decapitado, fue encontrado dos días después. Se culpó a un supuesto narcotraficante de su asesinato. A la fecha no se ha resuelto el caso.

Regina Martínez Pérez, 48 años de edad. Corresponsal de Proceso. Estrangulada en su casa el 28 de abril de 2012. Las autoridades locales concluyeron que fue víctima de un robo y/o un crimen pasional. El gobierno local nunca investigó si su muerte estuvo relacionada con su trabajo.

Guillermo Luna Varela, fotógrafo para Notiver, de 21 años de edad; Gabriel Huge Córdova, fotógrafo para Notiver, de 37 años de edad; Esteban Rodríguez Rodríguez, reportero del periódico AZ, de 30 años de edad y Ana Irasema Becerra Jiménez, de 33 años de edad, empleada administrativa de El Dictamen. Sus cuerpos fueron encontrados el 3 de mayo de 2012, el Día mundial de la libertad de prensa, en bolsas de basura. Las autoridades culparon a supuestos narcotraficantes de los cuatro homicidios y cerraron el caso. Los detenidos fueron presentados con las credenciales de los asesinados. A la fecha se desconoce el motivo de su muerte.

Víctor Manuel Báez Chino, 46 años de edad. Reportero del sitio reporterospoliciacos.com. Desapareció el 13 de junio de 2012, su cuerpo, mutilado, fue recuperado un día después. Al igual que en los demás casos, el gobierno culpó al crimen organizado de su homicidio. A la fecha se desconoce el motivo de su muerte.

Miguel Morales Estrada, 35 años de edad, desaparecido el 25 de julio de 2012. Fotógrafo del Diario de Poza Rica. El caso sigue abierto.

Sergio Landa Rosales, periodista del Diario de Cardel. Secuestrado el 26 de noviembre de 2012, desaparecido desde entonces. El caso sigue abierto.

Gregorio Jiménez de la Cruz, 43 años de edad, reportero del diario Notisur. Desapareció el 6 de febrero de 2014. Su cuerpo fue encontrado seis días después. El gobernador dijo que fue asesinado por “problemas personales”; sus familiares acusan que fue por publicar un reportaje.

Octavio Rojas Hernández, corresponsal del periódico El Buen Tono. Asesinado en su casa en Cosolapa, Oaxaca, en la frontera con Veracruz. El caso sigue abierto.

Moisés Sánchez Cerezo, 49 años de edad, director de La Unión. Secuestrado el 2 de enero de 2015. Su cuerpo apareció el 24 de enero, decapitado. El gobernador lo describió como “un taxista”. Omar Cruz Reyes, presidente municipal de Medellín, fue acusado de ser el autor intelectual de su homicidio.

Armando Saldaña Morales, 53 años de edad, periodista de la estación La Ke Buena. Asesinado el 4 de mayo de 2015. Su cuerpo fue encontrado con cuatro balazos y señales de tortura en la frontera entre Oaxaca y Veracruz. La investigación sigue abierta.

Juan Mendoza Delgado, 46 años de edad, director del portal Escribiendo la verdad. Reportado como desaparecido el 1 de junio de 2015. Su cuerpo, atropellado, fue hallado al día siguiente. La investigación sigue abierta.

Rubén Espinosa, 31 años de edad, corresponsal de Proceso y Cuartoscuro en Veracruz. Asesinado el 31 de julio de 2015. Se había ido del estado semanas antes tras denunciar amenazas. 

Es espeluznante que periodistas estén siendo asesinados únicamente por cumplir con su labor, informando y denunciando los actos de corrupción que existen en los distintos niveles de gobierno.

Después de estos hechos, tanto Javier Duarte, como el presidente Enrique Peña Nieto, no han dado declaración alguna sobre lo sucedido, prácticamente haciéndose de la vista gorda como si realmente no pasara nada, como si fuera algo muy común y como si el asesinato de Espinosa y de las otras cuatro personas fueran unos cuantos más a la lista.

Algunas fuentes aseguran que Rubén Espinosa era perseguido y acosado debido a sus constantes denuncias hacia Javier Duarte por sus actos de corrupción y por los irresueltos casos sobre los asesinatos y desapariciones a otros periodistas de la entidad.

Revista Proceso (Feberero de 2014).

Revista Proceso (Feberero de 2014).

A finales del mes de junio, Duarte lanzó una especie de amenaza o ultimátum en contra de los periodistas veracruzanos, acusándolos de tener vínculos con grupos de la delincuencia.

Este caso desafortunado es uno de tantos de los que sucede en nuestro país; hay que decirlo, México es uno de los países más peligrosos en América Latina para ejercer el periodismo.

Ahora, no queda más que esperar que los hechos se esclarezcan y que los responsables sean castigados con la ley, aunque en nuestro país parezca que dicha ley no existe.

También esperemos una pronta declaración del presidente, ya que no es normal que una persona sea asesinada en la línea del cumplimiento de su deber.

Justicia para Rubén, justicia para las cuatro personas que fueron encontradas junto a él y justicia para todos aquellos periodistas que han sido abatidos y acosados por el hecho de ejercer su profesión.

news_thumb_66068_630

@DJacobo92

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s