¡Diez pesos le vale, diez vagoneros le cuesta!

Si de por sí viajar en el metro de la Ciudad de México es todo un suplicio porque no cabe ni un alfiler (literalmente), todavía es mucho peor cuando va al lado tuyo un tipo con una mochila gigante, la cual trae bocinas, las cuales reproducen un excelso mp3 con los éxitos más destacados del momento, o de hace 20, 30 años; o peor aún, todas las canciones norteñas del momento en un solo disco.

Vagoneros-en-el-Metro-del-DF

Ante el tormento que vivimos los señores usuarios, las autoridades tomaron cartas en el asunto desde febrero del año pasado. Y es que de acuerdo a el diario Milenio (03/02/14), el 10 de febrero del año PASADO, se supone que iban a dejar de existir estos vendedores de todo (LITERALMENTE, otra vez), ya que 18 de 21 organizaciones acordaron incorporarse a la formalidad para trabajar. Todavía se les ofrecieron hasta 2, 018 pesos MENSUALES mientras se capacitaban y encontraban empleo o levantaban su propio negocio.

Hoy viernes 24 de julio del 2015, las cosas no han cambiado pero nada. Cuando usted estimado lector se sube (si puede) al metro, se va encontrar con vagoneros que le ofrecen el láser, la pluma, los audífonos, los cuadernos para aprender matemáticas, los libros para convertirse en abogados, los cacahuates, las pastillas Halls para refrescar su garganta y todo el bonito detalle de moda para el niño, para la niña, la novia, el novio, el papá, la mamá, la abuelita y hasta para el perro.

notas_idpreview_2659_44

Pero como nuestro pan de cada día, esta iniciativa del gobierno falló, ya que de acuerdo a Excélsior (17/12/14), únicamente 522 de alrededor de 3,000 vagoneros, concluyeron la capacitación.

Y a todo esto, ¿cuál es el problema con los vagoneros? Además de que se sienten dueños del metro, por supuesto. Pues a continuación les daré unos ejemplos de lo que representan éstas personas.

El diario La Razón escribió el 6 de abril del año en curso lo siguiente: Vagoneros atacan a policías con palos afilados, hebillas, botes. […] Se armaron con palos que partieron por la mitad para usarlos como puntas afiladas. También con cinturones para golpear con las hebillas. Hubo otros que tomaron escobas, recogedores y hasta los botes de basura… Fue así como un grupo de cerca de 100 vagoneros agredió hace unos días a agentes de la policía capitalina en la estación Chabacano del Metro.

Foto (La Razón)

Foto (La Razón)

El 1 de mayo de este 2015, Excélsior publica: Policías capitalinos y vagoneros tuvieron un enfrentamiento en la estación Centro Médico del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro. Luego de que elementos del cuerpo de granaderos y de la Policía Bancaria e Industrial realizaran un operativo conjunto para retirar a los vendedores y asegurar su mercancía, se inició un choque en los pasillos que comunican a las líneas 3 y 9 del STC Metro. Al percatarse de la presencia policial, los vagoneros comenzaron a dispersarse por la estación, pero los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) los encapsularon.

Unos días después, el 13 de mayo, Televisa publicó lo siguiente: La noche de este miércoles se registró una riña entre vagoneros y policías al interior de la estación “Niños Héroes” de la Línea 3 del metro. El conflicto se registró en la zona de andenes de la estación, cuando un grupo de policías auxiliares intentó disuadir a los vendedores ambulantes para que se retiraran de la estación. La confrontación llegó a los golpes por lo que los policías solicitaron refuerzos y al lugar acudieron elementos de la Policía auxiliar y la Policía Bancaria e Industrial. 3 hombres fueron detenidos tras la riña. Un policía auxiliar resultó lesionado por los golpes y fue atendido en el lugar. Horas antes, se registró otro conflicto entre vagoneros y policías en la estación “San Antonio Abad” de la Línea 2 del metro.

¿O qué me dicen del caso en donde unos presuntos vagoneros se venían drogando, fueron denunciados ante la policía y los elementos de seguridad únicamente los vieron pasar? ¿Lo recuerdan?

El desenlace de esta situación fue que sancionaron a los elementos que no hicieron nada, pero… ¿y los vagoneros?

La última que conocimos acerca de estos vagoneros, fue que ahora entre ellos se pelearon; y como verdaderos luchadores de la WWE, uno cargó al otro y lo aventó por las escaleras. ¡Qué espectáculo por sólo cinco pesitos!

Con todos estos problemas, sumándole aparte el eterno conflicto de la Línea 12, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, anunció cambios en su gabinete, retirando a Joel Ortega como titular del STC y reemplazándolo por Jorge Gaviño (quien en algún momento fue jefe delegacional en Álvaro Obregón, además de diputado).

Joel Ortega. Ex titular del STC.

Joel Ortega. Ex titular del STC.

Jorge Gaviño.

Jorge Gaviño, nuevo titular del STC.

Gaviño anunció que viajaría todos los días en metro para conocer la situación del mismo; porque claro, los funcionarios nunca se suben al metro y hasta que no obtienen el cargo, ni por enterados de que esta ciudad tiene limusinas naranjas.

Y en efecto, así lo hizo el nuevo director del STC; en este recorrido se dio cuenta de lo que ya TODOS sabemos y hemos exigido a la autoridad para que tome cartas en el asunto: la presencia de comerciantes ambulantes, la suciedad en las vías y la falta de mantenimiento en general.

Jorge Gaviño aceptó que aún no tiene un plan estratégico para combatir estos problemas cotidianos del metro. Sin embargo, aquí creemos saber cuál es uno de los principales males (además de los ya mencionados) del metro. Es usted, señor o señora, que le sigue comprando chuchería y media a los vagoneros. ¿Usted por qué cree que rechazaron el pago mensual y la capacitación? Sencillo: obtienen más remuneraciones por andar de vagón en vagón diariamente durante un mes. Repetimos, ese es el principal problema: USTED.

vagoneros

Cuando deje de comprar los discos con los éxitos del momento, las pastillas para su garganta, los libros con ejercicios de matemáticas, el rayo láser, la lámpara, el estuche de herramientas, los audífonos, y cuanta basura no se imagina, en ese momento los vagoneros comenzarán a desaparecer poco a poco. Haga el ejercicio, coméntelo y compártalo, para que nosotros dejemos de ser partícipes de ese mal llamado vagoneros y podamos tener por lo menos un momento de tranquilidad dentro de nuestras tan queridas y cada vez más caras limusinas naranjas.

@DJacobo92

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s