Me lo paró… ¡el UBER!

Desde hace ya varios meses, los taxistas de esta bella y gigante Ciudad de México han encabezado protestas contra Uber y Cabify, empresas encargadas de dar servicio de taxi desde una aplicación móvil.

La justificación por parte de estos Taxistas Organizados de la Ciudad de México, es que estas empresas son competencias desleales y que trabajan fuera de la ley porque no cuentan con los permisos específicos para prestar sus servicios.

En el caso de Uber, México no ha sido el único país en generar polémica. De acuerdo a el diario Informador, en España y Francia el servicio fue prohibido porque fue considerado como competencia desleal. Por otra parte, en Alemania fue suspendido pero luego fue levantada dicha suspensión.

Estos Taxistas Organizados de la Ciudad de México, son más de 20 concesionarios de taxi que están inconformes porque Uber, Cabify y hasta los taxis piratas (aquellos que compran las unidades pero que no tienen concesión), les han estado quitando el trabajo y han perdido más de 24 millones de pesos, lo cual de acuerdo a 24 horas, representa la tercera parte de los ingresos de los taxistas. Además, según Milenio, de acuerdo al artículo 251 de la Ley de Movilidad vigente en el D.F., prestar servicio de transporte sin contar con la concesión se le castiga con una multa superior a los 28 mil pesos. A eso, hay que sumarle que Uber y Cabify cometen otra violación a la normatividad, ya que cobran distintas tarifas a las publicadas en la Gaceta Oficial.

Pero analicemos la situación: ¿cuántos de ustedes en la noche han querido detener un taxi (que trae encendido su letrero de Libre) y el taxista no se inmuta en detenerse o te hace señas con la mano de que no te va a prestar el servicio? ¿Cuántos de ustedes han abordado un taxi y le han explicado al taxista cómo llegar a su destino, pero el taxista se va por otro camino para evitar el tráfico y la tarifa aumenta y aumenta? ¿Cuántos de ustedes se han subido a un taxi en el cual no funciona el taxímetro y el taxista impone su tarifa?

Este tipo de situaciones han orillado a las personas a utilizar alternativas para transportarse. Es en donde aparecen Uber y Cabify.

Para los que hemos tenido la experiencia de utilizar Uber o Cabify, sabemos lo cómodo que es. Para los que no, esto es para ustedes. En el caso de Uber, ustedes una vez que ingresan su número de tarjeta, pueden pedir el servicio. Ustedes monitorean a través de la aplicación en dónde está el auto, cuánto tiempo tardará en pasar por ti y un aproximado de tarifa que te cobrarán. Además te manda la información del chofer y del auto que van en camino por ti.

Una vez que te subes, el trato del chofer es muy amable. Te ofrecen agua para beber (sin costo), te preguntan que si gustas escuchar algún tipo de música en especial (porque traen un auxiliar para conectar tus dispositivos) y adaptan el clima de acuerdo a cómo te sientas; es decir, pueden prender el aire acondicionado o apagarlo, bajar vidrios, etc..

Es realmente abismal la diferencia en cuanto al servicio brindado por las empresas y por los taxistas. Pero tampoco estamos diciendo que viajar con todos los taxistas de nuestra ciudad sea un suplicio. Existen taxistas que también son bastantes cordiales y agradables, brindándote una excelente atención.

Pero los taxistas siguen inconformes con estas empresas. Esta imagen fue de un usuario que supuestamente fue atacado con todo y chofer, cuando unos presuntos taxistas se acercaron y golpearon con bates la unidad de Uber.

Captura de pantalla 2015-04-28 a la(s) 18.57.33

El grupo de Taxistas Organizados de la Ciudad de México se deslindó de los ataques y el usuario levantó una denuncia ante el incidente ocurrido.

El mismo grupo dijo que ante la afectación que está sufriendo su fuente de trabajo, la única vía para sortear la desventaja sería que se autorice un incremento a las tarifas de los taxis legales, aunque aseguraron que no sería la solución real.

Soy de la opinión de que si los taxis particulares de esta ciudad ofrecieran un mejor servicio y no te condicionaran por la distancia que vas a viajar o por la hora, realmente podrían recuperar sus ingresos porque todos nosotros los tomaríamos sin objeción alguna. Pero mientras ellos sigan cerrados en la competencia desleal y el aumento de tarifas, me parece que es justo para los usuarios tener alternativas cómodas.

@DJacobo92

Anuncios

2 pensamientos en “Me lo paró… ¡el UBER!

  1. Completamente de acuerdo y completaría diciendo que es una alternativa a la falta de seguridad de la ciudad y zona conurbada, además de que no hay discriminación, un amigo se fracturó el pie hace 3 semanas, anda enyesado y no sabes el problema que es tomar taxi, en cambio pide un uber y no les importa si viene a gatas, ellos te llevan y te dan la tarifa antes de verte, no según el sapo la pedrada y si les toca entrar al estado, es el mismo costo en cambio en los “normales” aumentale el costo!! Definitivamente el que quiera mantener su chamba y además sea su propio jefe, tiene que aplicarse y regresar al principio básico del servicio!!!!

  2. Estoy completamente de acuerdo con cada parte del texto, mi opinión es que los taxistas buscan ser los unicos que ganen, pues si permitieran el libre mercado, el beneficiado sería el consumidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s